viernes, 18 de enero de 2008

La corrupción deja atrás a Ana Gabriela Guevara

Por Doris Hubbard-Castillo

Es la única competencia que Ana Gabriela Guevara parece haber dejado a medias. Una de las mejores atletas de Latinoamérica, se retira, porque la corrupción está metida en el deporte de su país y por la incapacidad de la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme), organismo rector, para hacer valer el deporte y a los deportistas. No sé por qué eso me parece haberlo escuchado antes, muy cerca de mí.
Sorpresivamente el miércoles pasado Ana Gabriela anunció que dejaba las pistas. Triste para ella, pero también para todo el continente que la sigue desde hace una década; la sigue y la admira, por su valor, capacidad y entrega y, por supuesto, para el deporte, que pierde a una de sus más rutilantes estrellas.
En lo personal sentí una gran tristeza e indignación, pues lamentablemente en nuestros países el deporte no es más que un gran negocio para unos, menos para los atletas, que deben someterse a dirigencias deportivas que cada vez que hay una competencia viajan en primera clase y se hospedan en los mejores hoteles, mientras la mayoría de los atletas ni siquiera reciben viáticos dignos.
Miles de hombres y mujeres, en todas las disciplinas, se entregan solo por amor a la práctica del deporte que les gusta. Digo ‘solo por amor’, porque no hay otra forma de explicar que a pesar de tener todo en contra sigan adelante. Pues, le dan prestigio a nuestros países, pero son utilizados por los grupos de poder económico y político, quienes donan suéteres, con sus nombres; gorras, con sus nombres; y cuanto chechere se les ocurra para explotar a su favor la pasión que rodea al deporte, pero no hacen nada a favor de los atletas, en su mayoría de origen humilde, ni del deporte en general.
Es lamentable para Ana Gabriela; es lamentable para México, que pierde a su mejor posibilidad para Beijing; es lamentable para América Latina; y es lamentable para el deporte que las uñas ponzoñosas de la corrupción se le hayan incrustado en la garganta.
Durante años he admirado a Ana Guevara, y no es para menos, pues, como señala un cable de la Agencia de Noticias AP-México: “Guevara, de 30 años, ganó la medalla de oro en los 400 metros del mundial de París en 2003. Además, ganó el bronce en la misma prueba en los mundiales de Edmonton 2001 y Helsinki 2005, y la presea de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004”.
Ana Gabriela Guevara, es una atleta a la cual el adjetivo más justo para calificarla es ‘extraordinaria’. Lamentable su retiro..., por decir lo menos.

Biografía de Ana Gabriela Guevara Espinoza

(Tomado de Wikipedia, la enciclopedia libre)

Nació en Nogales, Sonora, 4 de marzo de 1977, es atleta mexicana, especialista en la prueba de 400 metros lisos. Ganó su primera medalla en los Juegos Panamericanos de 1999, en Canadá. Las olimpiadas de Sydney 2000 obtuvo el quinto lugar. Después de ello, ganó 28 carreras internacionales consecutivamente. El 1 de julio de 2000 en la Ciudad de México, en el estadio de Ciudad Universitaria, rompe el muro de los 50 segundos al marcar 49.70 segundos, la mítica frontera de los 50 significa que corre a un promedio de ocho metros por cada segundo. Fue su primera marca de calidad mundial. El 27 de agosto de 2003, rompió su récord personal para los 400 metros, corriéndolos en 48.89 segundos, en París. En 2003, ganó la Liga de Oro, organizada por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF). Esta misma organización la tuvo en primer lugar desde 2003 hasta 2004. Guevara ganó en Atenas 2004 la medalla de plata en la final de 400 metros, además de la medalla de bronce en el Campeonato Mundial de Atletismo de 2005. Ganó la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de 2007, en la prueba de 400 metros lisos y contribuyó con su participación en el relevo femenil mexicano, del cual es líder, para que éste ganara la medalla de plata. Ana Guevara fue entrenada durante su exitosa vida deportiva, alrededor de doce años, por el entrenador y preparador cubano Raúl Barreda[..

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy seguro, sin especulaciones, que la corrupciòn en Amèrica Latina, principalmente, es el càncer que està, en apariencia, acabando con muchas de las conquistas logradas a travès de años de lucha.
Lo que ha pasado con la atleta mexicana Ana Guevara solo es la punta del iceberg de un mal que se ha proliferado y enquistado en todos los confines institucionales, principalmente de nuestros paìses, con atropellados y violentos "procesos democràticos".
En mi paìs, El Salvador, se supo de la existencia de la disciplina de Marcha y su víacrucis cuando la joven atleta Cristina López ganò una medalla de oro en los pasados juegos deportivos panamericanos, el primer oro para esta naciòn centroamericana en una justa de ese tipo,aunque antes Lòpez ya habìa obtenido otros triunfos en La Coruña (España)y otro, que no fue publicitado, en un campeonato en Argentina.
Tras su triunfo, Cristina Lòpez destapò la pobreza con que el atletismo salvadoreño se desarrolla en esa disciplina: zapatos rotos, uniformes desteñidos, sin alimentaciòn apropiada y, en muchas ocasiones, prestando dinero para movilizarse en autobuses para llegar al sitio de entrenamiento, mientras los diputados salvadoreños aumentaron este año su salario a casi $ 6000 dòlares mensuales.
Hace años se destapò un escàndalo en la Federaciòn Salvadoreña de Fùtbol por la malversaciòn de fondos: nadie fue a la càrcel. Otro màs sucediò en el Instituto Nacional de los Deportes (INDES),del que dependen los atletas de marcha, y tampoco nadie se fue preso.
Asì que lo de Ana Guevara, repito,es la punta del iceberg de lo que realmente està detràs del deporte en general: un jugoso negocio para unos cuantos.

Elder Gòmez
Periodista salvadoreño

María José dijo...

La corrupción es un mal de la raza humana, no es un "privilegio" de América Latina, abarca mas allá de este bendito continente.....sabes acá en Chile se robaron el dinero de muchos atletas...y que pasó?...nada, ya que los "ladrones" pertenecen a la clase política de Chile...y lo mas lamentable de esto es que venía ocurriendo desde la Dictadura.......como ves...en todos lados se cuecen habas..(dicho chileno)....en todos lados pasa lo mismo.

Saludos,

maría josé