lunes, 28 de enero de 2008

Benazir Bhutto..., sin apasionamientos

(Karachi, 21 de junio de 1953 - Rawalpindi, 27 de diciembre de 2007)

Por Doris Hubbard-Castillo

Hace muchos años leí un artículo sobre ella en una revista, creo que era Vanidades, desde entonces se despertó en mí una gran admiración y respeto hacia su persona, por lo que significa no solo ser mujer, sino una mujer líder en su lado del mundo. Aunque no me gustó que queriendo ser ‘diferente’, llevar el cambio a ‘su mundo’, aceptara un matrimonio arreglado, pero supongo que fue porque respetaba y amaba a sus padres y no pretendía ser la hija rebelde, no a esos extremos. Cuando surgieron las acusaciones en su contra por supuestos casos de corrupción, sentí gran decepción. Sin embargo, pensé, y sigo pensando, que no podemos dejar que las simpatías o antipatías nublen nuestro criterio, así como tampoco debemos permitir, bajo ninguna circunstancia, que las pasiones nos cieguen y nos alejen del raciocinio a la hora de resolver nuestras diferencias religiosas, políticas o de la índole que sean, porque al permitirlo se dan hechos como el lamentable asesinato de Benazir Bhutto, quien, según sus intenciones manifiestas, deseaba llevar su país por el camino más cercano a la democracia.
Pero..., ¿cuán honesta era Benazir en sus planteamientos?, ¿qué la motivaba?, ¿qué había detrás de su imagen glamorosa?, ¿cuánto de cierto hay en las acusaciones en su contra?, ¿era la hija de occidente? Resulta muy interesante todo lo que tiene que ver con la vida, no solo de Benazir, sino de toda su familia y de Pakistán. Un país subdesarrollado, sumido en una gran crisis, cuyos más de 120 millones de habitantes merecen un mejor destino, libre del terrorismo, las dictaduras y la intervención de gobierno extranjeros. El pueblo de Pakistán es uno que ha sufrido mucho, tiene derecho a que se le permita decidir su futuro y llevar su nave a puerto seguro, por su propia mano. Y a fuerza de ser honesta, aunque he titulado este escrito “Benazir Bhutto..., sin apasionamientos” resulta difícil mantenerse impávido ante semejante historia.
Pero he querido ver la información ¿objetiva? (esto siempre lo dudo) sobre Benazir Bhutto, para ver si en efecto logro que por lo menos tengamos un vistazo sobre ella y su entorno... sin apasionamientos? Veremos...
Para comenzar, me ocuparé de lo más delicado después de su muerte. Las acusaciones de corrupción e incluso de complicidad en el asesinato en contra de su propio hermano, Mir Murtaza.
Benazir Bhutto subió al poder, tras la celebración de elecciones, el 2 de diciembre de 1988, sin embargo el 6 de agosto de 1990 el presidente Ishaq Khan la destituyó acusándola de abuso de poder, nepotismo y corrupción e inmediatamente disolvió la Asamblea y convocó nuevos comicios. Nuevamente, en octubre de 1993, Bhutto volvió al poder, pero en tres años fue nuevamente destituida por corrupción, mala gestión económica y por la muerte extrajudicial de detenidos.
En 1999, para no enfrentar la justicia, Benazir abandona Pakistán y se somete a un exilio voluntario, el cual finalizó el 18 de octubre de 2007, después de que le fuera garantizada una amnistía por el presidente Pervez Musharraf, acuerdo que miembros de su propia familia condenaron y que posteriormente ella misma repudio, pero según algunos, ya el daño estaba hecho. Aquí cabe agregar que en 1999 y 2001 Bhutto fue condenada en Pakistán por corrupción y evasión de la justicia, pero las sentencias fueron anuladas por tribunales superiores. En 2006 permanecían abiertos otros casos por corrupción, pero por orden de Musharraf fueron sobreseídos, luego del pacto al que llegaron, mismo que fue ‘apoyado’ por Washington.
Su esposo, Ali Azif Zardari, hoy copresidente del Partido Popular de Pakistán (PPP), estuvo preso ocho años y medio, durante el auto exilio de Benazir en Londres, acusado de haber robado al estado paquistaní miles de millones de dólares, además fue acusado de participar en el complot para asesinar a Mir Murtaza, a la vez que fue vinculado a casos de fraude y corrupción, pero en 2004 fue liberado sin cargos y, por supuesto, negó todas las acusaciones en su contra, al igual que Benazir. Pero Zardari es conocido por los paquistaníes como "el señor del 10 por ciento", por las comisiones que supuestamente cobraba para facilitar contratos públicos. Durante el gobierno de su mujer fue temporalmente ministro de Inversiones.
Pero, en definitiva, las sospechas sobre Benazir seguirán rondando su recuerdo, ya que fue absuelta en uno de los procesos que se le seguían, pero en otros no se había pronunciado sentencia y la esposa de Mir Murtaza, Ghinwa, y su hija, Fátima, la siguen acusando de tener las manos metidas en la muerte de su hermano.
En noviembre 14 del año pasado Fátima escribía sobre su tía, en su artículo Las falsas promesas de la Tía Benazir, publicado en Los Angeles Times,: “Ella y su esposo, un hombre que llegó a ser conocido en Pakistán como "el Señor 10%", han sido acusados de robar más de 1 billón de dólares del tesoro pakistaní. Ella está apelando una condena por lavado de dinero por tribunales suizos que involucran cerca de 11 millones de dólares. (Esta condena fue anulada por los tribunales suizos a raíz de la muerte de Bhutto, aun cuando su esposo sigue vivo. Nota del Traductor.) Casos de corrupción en Inglaterra y España siguen su curso”.
Hasta aquí lo que corresponde a las acusaciones de corrupción en contra de Bhutto y su esposo, acusaciones que no disminuyeron la lealtad de sus seguidores. Aunque esta lealtad quizás se deba a que la ex primera ministra fue parte de una familia de terratenientes y políticos, una de las más conocidas de Pakistán, varios de cuyos otros miembros también murieron violentamente. Sin embargo, no es fácil entender al leer sobre las ejecutorias de cada uno de ellos que los Bhutto sean seguidos por un gran sector de su pueblo, ya que se habla de excesos en el poder, crímenes políticos, corrupción e incluso terrorismo, pero... puede deberse a la falta de alternativas, como quien dice: a falta de pan, buenas son tortas.

El Clan Bhutto

Zulfikar Ali Khan Bhutto – Padre de Benazir- Fue presidente y jefe del gobierno a principios de los 70. Cuenta su historia que se opuso a la paz con la India, en 1966. Creó el Partido Popular de Pakistán (PPP) en 1967, que ya para 1979 era el partido más importante de Pakistán Occidental. Estuvo encarcelado por un tiempo entre 1968 y 1969 por denunciar al gobierno de Ayyub Kan como dictatorial. Se opuso a formar una coalición con la secesionista Liga Awami en Pakistán Oriental, lo que provocó la guerra civil, tras la cual esa región se escindió como Bangladesh. Tras la separación y la guerra resultante con la India en 1971, Bhutto alcanzó la presidencia, devolviéndole cierta estabilidad a su país, para entonces dividido. Bajo una nueva Constitución (1973), fue primer ministro, pero mantuvo la ley marcial y al enfrentarse a la oposición política su gobierno se hizo cada vez más represivo y fue acusado de fraude en las elecciones de 1977. A finales de ese año, Bhutto fue depuesto por un golpe de Estado dirigido por el general Muhammad Zia Ul-Haq por un presunto delito común -haber ordenado la muerte de un adversario político- Zia lo ahorcó, casi dos años después de derrocarlo, en medio de una gran tensión interna, reforzada con manifestaciones multitudinarias y el rechazo de las solicitudes de clemencia de varios jefes de Estado del mundo.
Begum Nusrat Bhutto - Madre de Benazir. Las relaciones entre ambas no fueron las mejores. La madre no dejó dudas sobre su preferencia por su hijo Mir Murtaza, a quien apoyó en sus aspiraciones políticas en contra de la posición de Benazir. E incluso en 1994 llegó a llamar a la entonces primera ministra "dictadora", al declarar: "Esto es una dictadura total y completa", tras la represión de la policía, con gases lacrimógenos y disparos, contra centenares de seguidores de Mir Murtaza. Además, la matriarca dijo a todos los que quisieron escucharla que su hijo era el verdadero heredero del legado de Bhutto.
En una entrevista concedida a la periodista Claudia Dreifus, del New York Times, en 1990, Benazir al referirse a su relación con su madre dijo: “...en mi familia siempre se bromeaba con que mi madre tenía un lugar especial para mi hermano. Todos sabíamos que era su favorito, que era el consentido”.
Pero el distanciamiento entre Benazir y su madre estaba ligado además a una rivalidad política entre ambas, lo cual la misma Benazir explicó en la entrevista con Dreifus. “...toda mi vida fui una hija tan dócil. Y tal vez a mi madre se le hace difícil aceptar que cuando llegó el momento de decidir entre la responsabilidad política y la obediencia de hija, yo elegí la responsabilidad política. Ella está básicamente enojada conmigo porque fue desplazada como jefa del partido. Me culpa por eso. Pero ésa fue una decisión del partido respaldada por una convención partidaria de varios centenares de personas. En este momento estoy tratando de reconstruir mi relación con ella...”.
Mir Murtaza Bhutto – Al hablar de Mir Murtaza Bhutto, se señaló cuando fue muerto a tiros por la policía en Karachi, frente a su casa, en septiembre de 1996, que ‘es hermano mayor y enemigo político de la primera ministra de Pakistán, Benazir Bhutto’. En aquella ocasión, tanto la Policía como los militantes del Shahid Bhutto -facción del PPP fundada por Murtaza- se acusaban mutuamente de haber iniciado el enfrentamiento. Pero se habló entonces, y hoy se sigue hablando, de que la ‘ejecución’ de Murtaza fue acordada a los ‘más altos niveles’. Murtaza se radicalizó tras el golpe de Estado que derrocó a su padre, Zulficar Alí Bhutto. Tras 16 años de exilio, gran parte de ellos en Siria, volvió a Pakistán poco después de que Benazir iniciase su segundo mandato. Benazir se empeñó en que Murtaza lavara su nombre, por lo que fue encarcelado a su regreso bajo diversas acusaciones, 99 y en todas con posibles condenas a muerte, entre ellas su participación en el secuestro de un avión en 1981. Al momento de su muerte Murtaza se encontraba en libertad bajo fianza. Según los reportes de la fecha, ese día la policía perseguía a Murtaza porque sus seguidores habían destrozado dos puestos policiales y agredieron a varios agentes en protesta por la detención de uno de ellos.
En el artículo de Fátima Bhutto precitado, esta dice sobre el asesinato de su padre: “Mi padre fue miembro del parlamento y un vocero crítico de las políticas de su hermana. Él fue asesinado frente a nuestra casa en 1996 en un asesinato policial cuidadosamente planificado mientras ella (Benazir Bhutto) era primera ministra. Hubo de 70 a 100 policías en la escena, todo el alumbrado público fue apagado y las calles fueron acordonadas. Seis hombres fueron asesinados junto a mi padre. Se les disparó a mansalva, sufrieron múltiples heridas de bala y dejaron que se desangraran en la calle. Mi padre fue el hermano menor de Benazir. Hasta este día su papel en su asesinato nunca ha sido aclarado adecuadamente, aunque el tribunal convocado tras su muerte bajo el liderazgo de tres respetados jueces concluyó que el mismo no pudo haber acontecido sin la aprobación de una "muy alta" autoridad política. Tengo razones personales para temer el peligro que trae la presencia en Pakistán de la Señora Bhutto, pero no estoy sola”.
Shahnawaz Khan Bhutto - Shahnawaz fue obligado, junto a Murtaza, a dejar su país y exilarse en Kabul (Afganistán) y Damasco (Siria), adicionalmente acusados de haber creado la organización terrorista Al-Zulfikar. En julio 18 de 1985, Shahnawaz fue hallado muerto en su apartamento de Cannes (en el sur de Francia). Se habló de abuso de drogas, pero su familia sostuvo que había sido envenenado, su esposa Rehana fue considerada sospechosa por las autoridades francesas.
El tío abuelo Mumtaz - Otro familiar de Benazir, su tío abuelo Sardar Mumtaz Ali Khan Bhutto, se opuso a ella y la acusó de llevar al PPP por el camino equivocado, además de condenar el acuerdo de Benazir con Musharraf, que le permitió a la ex primera ministra regresar en octubre del año pasado a Pakistán
Bilawal Zardari – Hijo de Benazir, solo tiene 19 años, es estudiante de Oxford, sin ninguna experiencia política, y quizás esté más asustado que entusiasmado con la idea de presidir el partido que fundó su abuelo y que dirigió su madre hasta su muerte el 27 de diciembre del año pasado.
Fátima Bhutto – Hija de Mir Murtza Bhutto, tiene 25 años, es periodista, escritora y poetisa y guarda en sí un gran rencor hacia su tía Benazir, a la cual acusaba de estar involucrada en la muerte de su padre. Es, sin embargo, la única del clan Bhutto que parece tener las cualidades para ser la sucesora de Benazir en el PPP, aunque haya dicho ya en una ocasión que no debe ser un ‘asunto de familia’.

Más preguntas que respuestas...

La historia de Benazir Bhutto y su familia da mucha tela que cortar, hay muchas opiniones, ideas e incluso conclusiones que podrían ser apresuradas sobre lo que fue, es y será Benazir Bhutto para Pakistán. Es una historia básicamente cimentada sobre los intereses políticos y económicos de los Bhutto. Pero al morir Benazir quedan más preguntas que respuestas y los antagonismos internos del clan, a los que la mayoría de los que alguna vez escuchamos el nombre de Benazir Bhutto somos ajenos, en lugar de resolverse, parecen acrecentarse.
En su familia se reinició la lucha por el liderazgo, el cual parecía resuelto al ser electo como sucesor de Benazir en el PPP su hijo de 19 años Bilawal, pero esto más que tranquilidad ha causado molestias, pues Mumtaz Bhutto, aunque retirado de la política activa, sigue dando de qué hablar; mientras Fátima Bhutto, hija de Murtaza, se perfila como una posible heredera, aunque no haya dicho nada sobre su interés al respecto, mientras su madre Ghinwa sí parece muy interesada en ganar el poder.
De hecho Zardari, marido de Benazir y copresidente del PPP, no inspira confianza en los Bhutto, especialmente en el tío abuelo Mumtaz, quien lo considera inculto y falto de experiencia política, según una entrevista hecha a principios de este mes por “El Guardián” de Londres.
¿Qué pasará con el clan Bhutto?, dado que el interés primordial debe ser el bienestar de todo el pueblo pakistaní, quizás esta pregunta no tenga gran importancia, a menos que logren seguir siendo líderes de la oposición, aún por encima de sus intrigas familiares, y mantengan, como lo han hecho por varias décadas, la lealtad de un gran sector de la población.
Lo importante para Pakistán y el mundo es que este país, único musulmán poseedor de la temida bomba atómica, logre la estabilidad política, esa estabilidad que le dé la paz y que lo lleve por el justo desarrollo económico y social, que al mismo tiempo garantice al resto del mundo... tranquilidad. Pero... en un paréntesis, es preciso señalar que en medio de la historia de Pakistán se ve la mano de los EEUU, que descansa, como es su costumbre histórica, sobre un dictador, que supuestamente los apoya en su guerra al terrorismo declarada el 11 de septiembre de 2001.La historia oscura de Benazir, esa que habla de actos de corrupción, incapacidad para gobernar y complicidad en la muerte de su propio hermano, quedó opacada por su asesinato, pero no olvidada ni mucho menos borrada. No obstante, inteligente, valiente, antifundamentalista, elegante y glamorosa, Benazir Bhutto marcó un hito en la historia del mundo musulmán, que difícilmente podrá ser superado. Ahora queda pendiente esclarecer realmente su muerte y ver cuál de todas las teorías vertidas al respecto es la correcta, mientras su país se decide a construir un mejor futuro y el mundo, occidental y no, le sigue la pista.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un trabajo muy bien elaborado...Felicitaciones!!!

Te da elementos para pensar de todo sobre la vida y muerte de la dirigente pakistaní....

Saludos

Elder Gómez
Periodista Salvadoreño

María José dijo...

Que manera de luchar esta mujer.....la verdad es que admiro su fortaleza.....que lastima lo sucedido.

María José